Trabajo y equidad, ¿y la discapacidad?

Santiago de Chile, 17 Junio 2008

*Por Alejandro Hernández

Escuche el Audio de este artículo

“El reciente informe emitido por el Consejo Asesor presidencial para el Trabajo y la Equidad, deja fuera a las personas con discapacidad, no obstante en Chile, existe un 90 % de cesantía entre los jóvenes y adultos que presentan esta condición. La fuerza laboral desocupada del sector alcanza más de 1,6 millones de personas”.

Una de las dificultades que enfrentamos las organizaciones y profesionales especializados, a la hora de generar cambios en materia de integración al mundo laboral, es la falta de educación e información respecto al tema de la discapacidad. Educar y concientizar es uno de los objetivos de la Fundación Nacional de Discapacitados.

Creemos indispensable que la temática esté presente en cada ámbito del acontecer de un país. Deseamos que esta influencia positiva conciente, irradie e inspire cada proyecto social y/o productivo, con el fin de que logren alcanzar los estándares de países educados y respetuosos de la diferencia de sus ciudadanos.

Con el objeto de desarrollar políticas y propuestas que apunten al progreso y desarrollo en el mundo laboral de una forma más ecuánime en Chile, la Presidenta Michelle Bachelet constituyó, el 23 de agosto de 2007, el Consejo Asesor Presidencial para el Trabajo y la Equidad, bajo el lema "Hacia un Chile más justo".

Esta instancia nace, de acuerdo a las propias palabras de la Jefa de Estado, de la premisa de que existe la percepción que, en muchos casos, la retribución por el trabajo resulta insuficiente para alcanzar condiciones de vida digna. El informe fue entregado oficialmente el 06 de mayo de 2008 en La Moneda a la Presidenta de la República.

En Chile, el 90% de las personas con discapacidad no tiene un empleo, a pesar de que podrían trabajar en tareas acordes a sus posibilidades. Entonces vale la pena preguntarse ¿porque la redacción del informe excluye al más grande sector de la población cesante del país?. La retribución por el trabajo no solo resulta insuficiente en este caso, sino además ineficiente.

Siempre resultará incompleto un informe sobre “Trabajo y Equidad” que no considere la tasa más alta de desocupación a nivel nacional y mundial. Tomemos por ejemplo los aspectos básicos que considera la Convención internacional para los derechos de las personas con discapacidad, aprobada por la ONU en Nueva York en Diciembre de 2006 y firmada por Chile el 2007.

Respecto al Trabajo y Empleo, la Convención declara como derechos fundamentales:

  • El principio de no discriminación

  • El derecho al trabajo en el mercado y ambientes laborales abiertos

  • La Igualdad de remuneración

  • El acceso a orientación vocacional y capacitación

  • La promoción de autoempleo y emprendimiento ( cooperativas)

  • El empleo en sector público y promoción en sector privado

  • Los acomodos (adecuaciones) razonables y

  • La adquisición de experiencia laboral

El propósito de esta convención -que representa una herramienta de defensa de los derechos humanos de las personas con discapacidad- es entre otras: Promover, proteger y asegurar los derechos humanos y libertades fundamentales de las personas con discapacidad.

Si partimos de la base de que el trabajo es un derecho humano -no un favor de los empresarios hacia un determinado sector vulnerable-, quien no incorpora los derechos humanos laborales de las personas con discapacidad, simplemente los vulnera, generando más exclusión y discriminación.

Existe desinformación en los estamentos públicos en materia de discapacidad. ¿O será como me dijo un empresario de transporte especial?: “A nadie le interesa el tema, nadie lo ve ni lo toma en serio hasta que le toca de cerca”. Esto no es siempre un acto de mala intención, sino de desinformación y profundo desconocimiento.

“Señora Presidenta, la instamos a que se asesore por los expertos en materia de equidad, de discapacidad, no solo por economistas y políticos”. Porque otro tema que llama la atención es que solo empresarios, economistas e Ingenieros componen la plana mayor del “Consejo Asesor Presidencial Trabajo y Equidad”, dejando en evidencia la ausencia de actores de la sociedad civil, de las personas, de los expertos en materia de exclusión y equidad que trabajan en organismos no gubernamentales (ONG).

Quienes formamos parte de estas organizaciones, precisamente lo que buscamos es un mundo más justo y equitativo, enfrentando precisamente los factores discapacitantes de nuestra sociedad.

Entre empresariado y economistas, existe la búsqueda incesante de productividad al mínimo esfuerzo y lo que es más preocupante, el desarrollo productivo no va a la par con un desarrollo sustentable de la calidad de vida de las personas. Tomemos un ejemplo: Metro de Santiago S.A. y el sistema de transporte público en la ciudad de Santiago y provincias.

Para los empresarios, las personas con discapacidad siguen siendo personas “improductivas”. La prueba de ello son los altos índices de cesantía que afectan al sector, más allá que están ampliamente demostradas las capacidades de esta fuerza laboral. Si buscamos equidad, incorporemos un ramo sobre discapacidad en las universidades, para estudiantes de economía, política y comercio puedan superar sus limitaciones en conocimiento.

De lo contrario poner el presente y futuro de la equidad nacional en manos de economistas que desconocen un tema que afecta a la mitad de la población de Chile, puede resultar del todo inoficioso y hasta contraproducente. Porque el progreso y desarrollo sin equidad no sirve, si deja fuera los derechos de los discapacitados y sus familias.

Desde la Fundación Nacional de Discapacitados, hacemos ver la importante omisión que denota el “Informe Trabajo y Equidad”. No considerar las aspiraciones laborales de este enorme sector, significa en definitiva, que las políticas en materia de trabajo, equidad e integración siguen siendo discriminatorias y excluyentes.

El grado de desarrollo de un pueblo, Estado, Ministerio, Municipio e incluso de un Informe, se mide en la forma en que integra a los discapacitados.

Alejandro Hernández, Presidente Fundación Nacional de Discapacitados,
experto en Discapacidad. Mail: fundacion@fnd.cl

 

volver a la página principal