reiki: medicina natural preventiva

29 de Agosto de 2005

por Alejandro Hernández *

 

La llegada de la primavera y del sol deja al descubierto diversas dolencias emocionales, producto de cuadros de estrés, ansiedad, depresión, miedo, nuevas discapacidades y enfermedades estacionales que dejan a miles de personas fuera del acceso a una adecuada rehabilitación convencional. La buena noticia es que hoy existen formas alternativas para superar estos efectos, me refiero a la Medicina Natural.

Hoy hablaremos de Reiki, una técnica milenaria de sanación que se está comenzando a utilizar en Chile y que en el mundo lleva varios miles de años previniendo y aliviando el dolor. La Practica de Reiki está incorporada al contexto de las prácticas terapéuticas alternativas reconocidas por la OMS (Organización Mundial de la Salud).

La Fundación Nacional de Discapacitados, a través de su programa Clínica de Reiki, trabaja hace más de cuatro años con este método de salud alternativa con excelentes resultados. Acoge y visita a muchas personas que buscan el complemento adecuado a sus tratamientos médicos o que desistieron de algunos de ellos y quieren hacerse cargo de manera integral y económica del alivio de su dolor. ¿Que es el Reiki? y ¿para que sirve? .

El Reiki es la medicina milenaria que potencia el equilibrio de la energía vital del organismo humano. Su efecto terapéutico se produce cuando el practicante de Reiki dirige la energía vital universal al paciente, mediante una serie de imposiciones de manos, en las que el practicante toca suavemente el cuerpo de la persona. (no hace falta desvestirse). El terapeuta sintoniza con la energía universal (Ki) poniendo así a disposición del paciente un canal de energía ilimitada.

A nivel físico el Reiki calma el dolor, refuerza el sistema inmunológico y fortalece el cuerpo ante cualquier enfermedad. No tiene contraindicaciones y es una excelente terapia preventiva y de apoyo a otros tratamientos convencionales. Incluso cuando no se logra la esperada recuperación física, llega a apreciarse con frecuencia un considerable avance, que se adquiere al obtener mayor tranquilidad mental y emocional, fundamental para la superación y control de todas las dolencias de nuestro tiempo.

Es rápido y efectivo para eliminar el estrés, trata tanto los síntomas como las causas. Su aspecto práctico encaja muy bien con la superación del estrés laboral, porque "va al grano", tratando los síntomas de forma inmediata a la vez que trabaja aspectos más profundos a nivel inconsciente. En definitiva reduce al máximo la posibilidad de adquirir discapacidades por estrés.

Reiki sirve para aliviar los síntomas, causas y efectos de la depresión, para combatir adicciones a fármacos, drogas, cigarrillo o alcohol; como terapia de apoyo en enfermedades terminales, graves, crónicas, parciales o permanentes; ayuda a combatir de manera efectiva la obesidad, el cáncer y el VIH Sida. Es una herramienta para familiares y personal de trato directo cuya tarea es acompañar a pacientes crónicos y/o severos, niños, jóvenes y adultos con discapacidad.

En pacientes con SIDA, por ejemplo, las pruebas médicas indican que después de unas sesiones de Reiki experimenta un incremento en sus funciones inmunológicas (un incremento en los T- linfocitos) porque el cuerpo en sí incrementa su capacidad para luchar contra la infección. Funciona a largo plazo, a menudo cambiando los hábitos que ocasionaron la bajada de defensas e incluso puede llegar a liberar las emociones que causaron el bloqueo original.

Además, equilibra y desbloquea nuestro sistema nervioso ayudando al cuerpo a auto - sanarse. Muchas personas se sienten hoy desorientadas y sin herramientas para luchar por su salud, derechos humanos, laborales, políticos, etc. por el hecho de sentirse agobiados, cansados, drogados con fármacos fuertísimos, enfermos y sin esperanzas de sanar. Reiki alivia, sana y ayuda a tomar mayor conciencia e iniciativa partiendo siempre desde uno mismo.

En el ámbito de la discapacidad, el tratamiento es excelente. Por ejemplo en casos de pacientes postrados, niños hiperactivos, personas de la tercera edad, niños y adultos con síndrome Down, personas con parálisis cerebral, con limitaciones físicas, no oyentes, no videntes, amputados, trasplantados, etc.

Se puede coordinar un tratamiento de Reiki en Santiago con terapeutas de la Fundación Nacional de Discapacitados; cada sesión dura aproximadamente cuarenta y cinco minutos y al terminar ésta, el paciente se siente más aliviado y por sobretodo reconfortado de su dolor y/o enfermedad. Diariamente soy testigo de que la Medicina Natural Reiki previene, rehabilita, alivia y en muchos casos sana.


* Alejandro Hernández es Director de la Fundación Nacional de Discapacitados, Administrador de Empresas Sociales y Activista por los Derechos Humanos. Mail: director@fnd.cl

volver a la página principal