Discapacidad: Salud y Rehabilitación son Derechos.

Santiago de Chile, Diciembre 2010

*Por Alejandro Hernández

Cuadro de texto:

Desde la Fundación Nacional de Discapacitados deseamos compartir con ustedes la premisa de que la salud y la rehabilitación son derechos civiles, ciudadanos, humanos, consagrados a nivel nacional e internacional. Deberes de Estado, especialmente con las personas con discapacidad y sus familias.

Injusto y discriminatorio resulta el acto de tener que consumir una determinada marca de licor, servicio celular o papel higiénico para que un niño "pueda caminar", simplemente porque este representa un derecho inherente a todo niño, joven o adulto. Lo mismo, cuando se observa la exposición pública de los diagnósticos médicos a través de la pantalla de televisión o gigantografías en la vía pública, con el pretexto de “sensibilizar a la población”.

A mi juicio el fin no justifica los medios. La real sensibilización –a la luz de las cifras- debe estar dirigida hacia el Estado Chileno, que sigue reprobando el ramo de la discapacidad. En Chile, Argentina y América Latina, los ciudadanos estamos pagando nuestros impuestos para que se invierta primero en Salud y Rehabilitación. Para que estos derechos se respeten como garantía constitucional.

Hace más de una década que el abordaje profesional de la discapacidad se ha transformado, estableciendo cambios de modelos y de paradigmas. Pasando de un modelo de intervención médico-rehabilitador (asistencialismo que fomenta la dependencia), hacia un modelo social, donde la persona hace suyas herramientas legales y de conocimiento, para ser y ejercer libremente como sujeto de derecho. Educación que fomenta la independencia.

Se trasladó la Discapacidad al terreno de los Derechos Humanos. Esto obliga a las sociedades a cambiar y ubicar el tema en el terreno de la exigibilidad de derechos. Al mismo tiempo resulta un Deber de las personas con discapacidad y sus familias, exigir igualdad de trato ante la ley. En esto hago mención especial al respeto por los Derechos de los Niños, consagrados a partir del  20 de Noviembre de 1959, por la Asamblea General de las Naciones Unidas (ONU)

Más aun cuando en Chile, el 94% de los niños, jóvenes y adultos que viven en esta condición, lo hacen sin recibir atención en salud ni rehabilitación.

Desde la Fundación Nacional de Discapacitados nos hacemos parte de este movimiento internacional, visibilizando la urgencia de legislar para que el Estado de Chile garantice el derecho prioritario de acceder a la Salud y Rehabilitación Integral de forma gratuita y oportuna a niños, jóvenes y adultos, independiente del tipo o grado de discapacidad (física, psíquica, sensorial u orgánica) que tengan, sin restricciones ni discriminación en base a su situación socioeconómica.

Toda acción o campaña publicitaria que busque solo recaudar dineros, está definitivamente obsoleta de los avances a nivel nacional e internacional en la materia y de paso, atropella ruidosamente los derechos esenciales. Resulta poco decoroso lucrar a costa de una deficiencia gubernamental que afecta a tantas personas con discapacidad. Países como Costa Rica entendieron que había que separar este tipo de campañas del tema de al discapacidad.

Ejemplos de tratados de las Naciones Unidas (ONU) sobre derechos humanos:

  • Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, 1966

  • Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer, 1979

  • Convención sobre los Derechos del Niño, 1989

Por eso la urgencia de que el Estado chileno aborde y ejerza su Deber Social, uno de los primeros consagrados en la Convención Internacional por los Derechos Humanos de las Personas con Discapacidad (ONU - 2006) a la que adhirió Chile en Marzo de 2007. El tratado, sitúa a las personas con discapacidad en la agenda y el terreno de los Derechos Humanos. Esto supone un nuevo aprendizaje, para promover al máximo los derechos de las personas con discapacidad.

Transformar la fuerza de trabajo inactiva (personas con discapacidad en edad de trabajar cesantes), en un elemento dinámico que ayude a mejorar la calidad de vida e ingresos de sus familias y todo el país, resulta también un importante desafío. Porque toda acción que busque mejorar el acceso del sector, a la salud, transporte, edificios públicos, privados (y a toda la ciudad), acceso a la educación, empleo, cultura, arte y turismo, por cierto que mejora no solo la imagen de un país, sino también la calidad humana de un pueblo.

Es tiempo que nosotros, los ciudadanos, las organizaciones de y para personas con discapacidad, como garantes y abanderados, exijamos por todos los medios, se respete el Derecho de acceso a la salud y a la rehabilitación, especialmente de los niños. Este es un reto también de la empresa privada y de su Responsabilidad Social, que implica mirar el futuro, reemplazando las formas antiguas y obsoletas de ayudar, por otras nuevas y que beneficien tanto a la comunidad, como a los trabajadores en forma directa.

En términos computacionales, es un reseteo y “cambio de chip” social necesarios, para abordar el tema de la discapacidad de manera distinta a como se ha venido haciendo hasta ahora, basado en una tarea de Educación y Promoción. ¿Conozco mis derechos?. Es una buena pregunta que todas las personas con discapacidad y sus familiares deberíamos hacernos, con el fin de hacerlos respetar con firmeza.

Cuando los Estados no aseguran la plena inclusión de sus ciudadanos con discapacidad, lo que están haciendo es vulnerando los derechos. La verdadera solidaridad, dista bastante de aquella que se practica dejando dinero en un banco o comprando un producto en el mercado, es en realidad desde donde puedes compartir la satisfacción y orgullo de estar co ayudando a generar acciones efectivas de real impacto social, apoyadas por tu acción solidaria silenciosa y abierta.

Es posible que tu navegador no permita visualizar esta imagen. *Alejandro Hernández, Presidente y Director Ejecutivo - Fundación Nacional de Discapacitados. Doctor en Discapacidad.  director@fnd.cl  

 

volver a la página principal