Discapacidad: argentina y chile, desafíos comunes.

Santiago de Chile, Enero 2010

*Por Alejandro Hernández

Cuadro de texto:
Alejandro Hernández y el Intendente Juan Antonio Agulles. 

Inicio esta columna, con la primera imagen registrada, cuando en Diciembre pasado llegué a la ciudad de Mendoza - Argentina vía aérea, procedente de Santiago de Chile. La finalidad, asistir como expositor invitado al Primer Congreso Nacional de Discapacidad e Inclusión Social, en calidad de Presidente de la Fundación Nacional de Discapacitados.  El tema: “Ciudad v/s Discapacitados”. 

Al salir de la zona de chequeo de documentos y ver varios carteles con los nombres de personas que esperaban, me di cuenta que el mío no estaba. Sin embargo al salir del edificio principal y dirigirme hacia la zona de taxis, me esperaba una Van con un afiche del Congreso.  

Me dirigí hacia ella y Luis – que conducía- me dio cordialmente la bienvenida, en una imagen que dejaba ver desde ya, el excelente nivel de la organización. Excelentes, como han sido todas y cada una de mis visitas a Argentina, donde me ha tocado trabajar de forma integral el tema de la discapacidad, con profesionales, autoridades y la comunidad entera. 

“Lo está buscando Luis, para integrarlo al resto de la delegación chilena”, me dijo el conductor. Era su colega y tocayo que dentro del aeropuerto ya estaba con el equipo de profesionales de Valparaíso, que trabajan en el Instituto de la Fundación Pro- Ayuda al Niño Limitado. Dejé mis maletas en la Van y me dispuse a entrar nuevamente en el Aeropuerto. Por los parlantes escuché: “Señor Alejandro Hernández por favor dirigirse a atención al pasajero”. 

Ahí estaba Luis, quién sería nuestro más cercano guía turístico en la localidad de Malargüe, a cinco horas al sur de Mendoza. Ahí conocí también a Karina, Ana María y José Luis. Educadora Diferencial, Trabajadora Social y Médico, respectivamente, con quiénes tuvimos una grata estadía en la ciudad e interesantes conversaciones sobre discapacidad. Luego en el Congreso mismo, conocí a la Odontóloga Edith Falconi y su marido del Perú, a Alejandro Ontiveros, Director de Discapacidad, Nancy Ruarte, Directora de Desarrollo Social y Familia, Intendente Juan Antonio Agulles y Diputados de la República Argentina, entre otras personalidades. 

He querido partir con esta escena para contarles que en esta, mi cuarta visita a Argentina, (Bariloche / 2004 - 2006, Mendoza / 2007 y Malargûe – Mendoza /2009) marca un hito en la relación entre la Fundación Nacional de Discapacitados (FND) con el resto de América Latina. En Argentina ya habíamos convocado a la comunidad, realizado conferencias de prensa, talleres de autocuidado y promoción de derechos a través de radioemisoras y canales regionales de televisión en la ciudad de Bariloche. 

Alejandro Hernández en Primer Congreso Nacional de Discapacidad.

No obstante este era una participación como invitados especiales y relevantes a un Congreso Internacional de Discapacidad. Con especialistas de Argentina, Chile, Perú y autoridades gubernamentales. En Chile y Argentina viven cerca de nueve millones de personas con discapacidad, con derechos y con similares desafíos. Como el que recalqué en mi exposición “Ciudad v/s Discapacitados”: el Derecho de los niños a acceder a la Salud y Rehabilitación, no en sistemas que les mantengan en guetos, ni en centros, sino en los Hospitales y Centros Médicos de Salud, como cualquier otro niño ciudadano, habitante de nuestros países. 

No a través de campañas televisivas que producen pena e incitan a los televidentes a depositar dinero en un banco. Sino por medio de políticas públicas inclusivas e integrales, una mayor justicia social, como aquellas que prometen los políticos en tiempos electorales, promesas que en la práctica adolecen de interlocutores válidos desde el interior de los conglomerados, sean estos de derecha o izquierda. Socialistas o capitalistas. De ahí la importancia de nuestro rol especialista y consultor en la materia, ubicada por sobre las contingencias políticas partidarias. 

En mi ponencia, recalqué el hecho de que las ciudades deben integrar el concepto de Diseño Universal, es decir, proyectos arquitectónicos de transporte y comunicaciones, posibles de utilizar por todas las personas, incluyendo a las personas con discapacidad y/o movilidad reducida. Las ciudades deben rehabilitarse, dejar de ser “ciudades discapacitadas”. Como Valparaíso, Bariloche o el sistema de transportes “Transantiago” que a tres años de su implementación en 2007, aun sigue siendo inaccesible y discriminatorio para más de 700 mil personas con discapacidad que viven en Santiago de Chile. Esto se repite en los sistemas de transportes a nivel regional, urbano e interurbano. 

Hacen falta en nuestros países, más profesionales capacitados que trabajen en el área de la Medicina Natural, para que la falta de implementos físicos no sea excusa para no tratar la salud de millones de niños, jóvenes y adultos con discapacidad. En lo personal hago un llamado a los familiares (padres, hermanos, tutores, maridos, esposas y representantes), a capacitarse en Medicina Natural, considerando que por ejemplo, Terapias de Reiki, Terapia Floral y/o  Masoterapia, ayudan considerablemente como métodos de rehabilitación a nivel mental, emocional y físico. Aliviando el dolor, reforzando las defensas del organismo y la estructura celular del mismo. 

No es posible que un niño de Mendoza o Bariloche tenga que viajar a Chile en busca del anhelado tratamiento médico, cuando la Medicina Natural se puede aplicar en cualquier ciudad, sin grandes infraestructuras. Menos aun si en Chile existe un 96% de ausencia de rehabilitación y salud entre los niños, jóvenes y adultos con discapacidad, donde solo el 4% recibe atención médica (1). O que personas con discapacidad de Chile tengan que viajar a Buenos Aires en busca de una mejor calidad de vida.  

Mucho hay que educar, compartir y capacitar. Especialmente en cuanto al conocimiento de derechos y deberes; diseño universal. Autocuidado de familiares, cuidadores y profesionales que atienden el tema de la discapacidad. Autoestima  y gestión empresarial para personas con discapacidad.  

Son solo algunas de las temáticas que propongo abordar donde se requiera. En Chile, Argentina, América Latina, México y el Caribe. 

En mi más reciente expedición trasandina, agradezco la acogida y conciencia de toda la comunidad de Argentina, abierta al conocimiento para avanzar en materia de discapacidad. Con políticas públicas claras y apegadas al derecho internacional.  

Por la difusión y el reconocimiento público que el Primer Congreso Nacional de Discapacidad le dio a mi trabajo y trayectoria. Estaré dispuesto, cada vez que se requiera de mi trabajo y conocimiento en la vecina república Argentina, en Chile, el resto de América Latina y en cualquier parte del mundo. Educar y concientizar resulta fundamental a la hora de abordar y avanzar en el tema de la discapacidad.  

Es posible que tu navegador no permita visualizar esta imagen. *Alejandro Hernández, Presidente y Director Ejecutivo - Fundación Nacional de Discapacitados. Doctor en Discapacidad.  director@fnd.cl      

(1) Primer Estudio Nacional de Discapacidad – ENDISC / 2004 

 

volver a la página principal