asesoría y defensa jurídica

La Fundación Nacional de Discapacitados crea el primer fiscalizador y defensor de los derechos humanos de las personas con discapacidad en Chile. Su objetivo es velar por que las leyes nacionales e internacionales en favor del sector, se cumplan en la práctica y a cabalidad.

Nuestro compromiso es Asesorar y Defender Jurídicamente, a las personas con discapacidad, niños, jóvenes y adultos que vean pasados a llevar sus derechos humanos, considerando la dimensión personal, grupal y social de este grupo vulnerable, que vive en contexto de pobreza, discriminación y grave vulneración de derechos.

Conscientes de la importancia de que exista un canal de ayuda independiente y efectivo, al que los discapacitados y sus familias puedan acudir, hemos creado este programa social en alianza conjunta con el Estudio Jurídico Rogel Naudon Abogados, un estudio de gran tradición y apego a los valores éticos que rige la profesión de Abogado. www.rogelabogados.cl

Para que el caso sea estudiado y defendido por el Estudio y patrocinado por la Fundación, las personas o grupos interesados pueden enviar un mail con todos sus datos, adjuntando pruebas y documentación de respaldo a fundacion@fnd.cl con el fin de que el equipo de expertos, abogados y profesionales asesores evalúen la situación.

 

Leyes que protegen los derechos de las personas con discapacidad:

Existen normas nacionales e internacionales que hacen un llamado a los Estados, para que respeten los Derechos Humanos de las personas con discapacidad. A continuación las normativas que debemos conocer:

 

Las personas con discapacidades mentales, sensoriales o físicas son, no solamente los seres humanos con más privaciones del mundo, sino también, muy frecuentemente, los más olvidados.

Considerando que el actual contexto social discrimina al sector en áreas tan vitales como el libre e igualitario acceso a la Salud, Rehabilitación, Transporte, Educación, Capacitación, Trabajo, acceso al arte y la cultura, y que esta discriminación afecta finalmente al momento de querer ejercer el derecho a formar una familia.

Considerando que los derechos humanos universales, políticos, civiles, económicos, sociales y culturales, pertenecen a todos los seres humanos, incluyendo a la personas con distintas discapacidades.

Considerando que los Estados, Parte en los Pactos Internacionales de Derechos Humanos tienen la obligación de garantizar a todas las personas, sin distinción alguna, y por tanto, sin distinción de condición, deficiencia, dolencia o enfermedad, la igualdad en el goce de todos los derechos civiles, políticos, económicos, sociales y culturales.

Considerando que las personas discapacitadas deben gozar de sus derechos humanos o libertades fundamentales en términos iguales con otros en la sociedad, sin discriminación de ningún tipo.

Y tomando en cuenta de que la pobreza, la marginación, la exclusión social, las guerras y los bajos niveles de equidad y desarrollo contribuyen a la existencia de altas incidencias de discapacidad, es que hemos puesto manos a la obra.

Debemos como sociedad, resistir el abandono masivo de las necesidades de las personas con discapacidad a través de la confusión conceptual. Más que necesidad de caridad, existe una gran necesidad de claridad, así como de compromiso y respeto.

Más en

Discapacidad en Chile

 

 

volver a la página principal