VIH +

08 de Septiembre de 2006

VIH +

por Alejandro Hernández *

Frederick Bulsara nació el 5 de septiembre de 1946 en Africa, en la isla de Zanzíbar; 25 años después lideró con el nombre de Freddie Mercury una de las formaciones legendarias de la historia del rock inglés, Queen. El 24 de noviembre de 1991 se convirtió en un mito al morir 24 horas después de anunciar que tenía sida

Dedico estas líneas a este brillante artista, quién el lunes pasado habría cumplido 60 años, porque deleitó con su arte a varias generaciones. Cantante, músico y por sobretodo un artista de voz y despliegue escénico extraordinarios. Mercury fue el primero en atreverse a compartir públicamente su delicado estado de salud por esta causa.

¿Y cual es el mérito de compartir con el mundo que se es portador del virus?. Es alto, ya que la persona luego de ser verificada de su condición, por lo general se siente abatida y con pena, comenzando a vivir un duelo a nivel emocional. Dentro de este cuadro, cantar, comunicar y educar respecto del SIDA, es una oportunidad de dar vida.

El arte ha sido una de las disciplinas donde el VIH/SIDA ha tenido uno de los mayores impactos. Por un lado, las distintas expresiones artísticas han sido claves para elevar el grado de conciencia de todos los habitantes del planeta sobre los riesgos de la transmisión del VIH.

Y por otro, el hecho de que varios artistas como Freddie Mercury en Inglaterra y Andrés Pérez en Chile, hayan fallecido como consecuencia del SIDA, quedó grabado en la memoria. No es casualidad que el arte sea la forma más llegadera de alcanzar las metas en cuanto a educación y concientización se refiere.

Más allá de la intolerancia religiosa que provocan por estos días los homenajes a Freddie Mercury, el SIDA mata a cinco personas por minuto y cada vez son más los que conviven con él. 42 millones de personas en el mundo están infectadas con VIH, el virus que provoca el SIDA.

Más de dos tercios viven en África, donde en los países más afectados, uno de cada tres adultos ha contraído el virus. 14.000 personas se infectan a diario a nivel mundial y se teme que el VIH se expanda al continente asiático. Los niveles de infección son más altos en América Central y Brasil, donde la enfermedad se difunde principalmente entre heterosexuales.

El contagio del virus por el intercambio de jeringas entre drogadictos, es un tema preocupante en varios países de la región, especialmente en Argentina, Brasil, Chile, Paraguay y Uruguay. El desafío que nos pone el virus del VIH es el de educar, tolerar y amar profundamente, más allá de la tendencia sexual de cada uno.

La discriminación y exclusión que sufren las personas portadoras, desde el ámbito familiar y laboral hasta el momento de iniciar un tratamiento médico, es un desafío social y cultural enorme. En mi labor como Terapeuta de Medicina Natural – Reiki, convivo con la enfermedad de VIH a diario. Acompaño procesos de recuperación, donde la primera prioridad es sacar de la depresión a la persona.

En pacientes con SIDA, por ejemplo, las pruebas médicas indican que el paciente experimenta un incremento en sus funciones inmunológicas (un incremento en los T- linfocitos) después de unas sesiones de Terapia de Reiki, porque el cuerpo en sí incrementa su capacidad para luchar contra la infección.

La depresión, el estrés, los trastornos del sueño y en la alimentación, no son más que facilitadores para el avance de la enfermedad. La persona portadora de VIH, siente una baja en sus niveles de energía o fuerza vital, lo cual permite el avance del virus a la enfermedad del Sida. Esta situación mental y emocional puede agravar la salud del paciente incluso antes que el mismo virus.

En infectados con VIH, no hay casos de la desaparición total del virus con un tratamiento de Reiki, pero si hay casos documentados como los que me ha tocado tratar, donde ha habido una enorme mejoría en la capacidad del paciente para resistir la enfermedad en si y de afrontar otras enfermedades que se aprovechan del estado debilitado del paciente.

El calendario 2006 de la Fundación Huésped , realizado por la fotógrafa Gaby Herbstein apunta a difundir información sobre el sida. Esta vez, el objetivo es evitar la discriminación y exclusión social a través del arte de la fotografía.

Las imágenes describen escenas en las que no existe riesgo de contagio, como besarse, acariciarse o compartir un mate. Usar preservativos durante una relación sexual previene el contagio de VIH Sida, “usarlo solo depende de ti” anuncia la campaña. Si a pesar de las precauciones, estás infectado, recuerda que también depende de ti frenar el avance del virus.

Como homenaje a Freddie Mercury, recomiendo Terapias de Reiki, Medicina Natural para controlar y superar el VIH. Reiki es la ciencia y arte milenario de potenciar y elevar la energía vital del organismo, previniendo la aparición de discapacidad y avance de esta y toda enfermedad. Derribar las barreras mentales y emocionales es ganarle al SIDA.

*Alejandro Hernández es Presidente de la Fundación Nacional de Discapacitados. Mail: fundacion@fnd.cl

volver a la página principal